Un hombre solo colin firth

El protagonista, imposibilitado de superar la muerte de su pareja, es atravesado por los recuerdos como si éstos fueran un puñal. Pero Solo un hombre también se vuelve sobre el pasado, no para reflexionar sobre la Guerra Fría o sobre la homosexualidad en los 60 - aunque algo de esto hay -, sino para tomar a grandes cineastas siendo Douglas Sirk el referente y celebrarlos desde lo visual.

Otras webs de Unidad Editorial

Solo un hombre es una de las películas que ya no se hacen, como en su momento lo fue Lejos del paraíso, la obra maestra de Todd Haynes que también era una historia de amor prohibida o sobre minorías. Tom Ford dirige su ópera prima Crédito: Ya saben por dónde viene la mano. Ford es un tipo inteligente. Había posibilidades de caer en lo obvio. Ford los filma con colores saturados.

Bottom panel for Description

Ford va y viene como va y viene la mente de George. Por eso, el presente duele pero a la vez trae una sensación de inmediatez que se absorbe con todos los sentidos. George mira la luna, George palpa el agua de la playa, George huele a una perra que es idéntica a la perra que murió junto al amor de su vida, Jim. Y Jim representa ese pasado al que Ford viaja con una naturalidad deslumbrante, eligiendo apenas cuatro momentos para apelar a los flashbacks: Pero ya nada importa.

Un hombre soltero (Tom Ford, 2009)

Ya no hay que preocuparse. Y es que si hay una palabra que defina la conmovedora experiencia que siente uno al ver "Un hombre soltero" es esa, "elegancia". Aun en las escenas que requieren la mayor crudeza, el cine tiene los elementos artísticos necesarios, impecables a pesar de sangre, impecables como si estuviéramos hablando de un mantel en blanco del restaurante parisino de la octava calle, aquel con los farolitos.

Encima, puedes encontrar cangrejo, caviar, unas pastas o carne sangrienta.

Un hombre solo colin firth, reto rita 2.0

La esencia es el mantel impecable, los cubiertos relucientes, la carta de presentación. Como añadidura, la correcta colocación de los miembros en el tapete, la armonía de vuelo. En este caso concreto no conocía el tema, ni mi admiración por Colin es la de ahora, tal vez circunstancias personales La historia de amor de un hombre que pierde a su pareja y sigue sintiendo el mismo amor, pero acompañado del dolor que causa la supervivencia no es una historia acerca de la tendencia de su protagonista.

No es una historia sobre homosexualidad, ni sobre heterosexualidad. No es una historia en la que la sexualidad afecte o interfiera en absoluto.


  • LaButaca.net.
  • conocer gente nueva gratis;
  • chica busca travesti.
  • contacto con mujeres en zamora;

Es una historia sobre la humanidad. Sobre lo humano que es el dolor y lo que cuesta aceptarlo y sobrellevarlo. Y sobre la crueldad de un destino que parece marcado a fuego sobre cada uno de nosotros y lo ridículo del mismo en ocasiones. Por tanto, recomendable, obligada y necesaria. Acompañen al profesor Falconer en este día. Dejen que les lleve de la mano en su viaje desde la desesperanza a la fé en uno mismo y déjense impregnar por la belleza que todo lo llena en una de las mejores óperas primas de la historia de nuestro amado séptimo arte.

'Un Bond negro sería emocionante' | Cultura | EL MUNDO

Un lujo, Lo mejor: Para dejarse llevar por algo inefable, etéreo e irrepetible: No he disfrutado tanto en mi vida de cinéfilo cuando el actor cruza a la casa de su íntima amiga, en esa reunión de dos seres solitarios, de sus risas, llantos, recuerdos, reproches y desequilibrios Es mas, mucho mas que un duelo interpretativo, donde Colin y Julianne estan insuperables, magistrales, con el sabor que deja en el espectador de querer mas Colin demuestra en todas y cada una de las secuencias de la película, ser el mismo personaje que interpreta, hace creíble su papel, le sigues bajo los acordes de una maravillosa musica, te asombras con los preparativos del fallido y accidentado suicidio, quieres empujarle a sentirse vivo ante la presencia de su alumno, no sé por qué recordé MUERTE EN VENECIA!!

Las secuencias finales del film son de un impacto sobrecogedor, él descubre el camino, ve las luces de Manderley, siente que su ternura salta, mientras le quita el revolver al joven, lo guarda, cierra el cajón con llave y le cubre el cuerpo con la manta. Me sentí triste, alegre, triste e infinitamente agradecido por las cuidadas escenas finales, donde Ford despliega una sutileza poco vista, sobre todo en el cine actual.